El programador lleva una batería interna que se recarga con la conexión a la red eléctrica, y que guarda la programación en caso de fallo eléctrico. Esto es válido para un periodo de unas horas o unos pocos días.


Por otra parte, la batería no es sustituible, y además viene soldada a la placa base, por lo que no se puede reemplazar.

 

Si durante un tiempo largo no se utiliza el temporizador, la batería quedará completamente descargada y la pantalla en blanco. Al conectar el temporizador a la alimentación eléctrica nuevamente, éste recargará la batería (debes pulsar el botón "Reset" para que se encienda la pantalla).