El controlador de riego Garza incorpora un sistema de seguridad mediante el cual, en caso de fallo o agotamiento de la batería, la válvula se cerraría sola de forma automática. Por ello, si las pilas están agotadas, el controlador cerraría la válvula antes de quedarse sin energía suficiente para impedir que continuase saliendo agua. Lo mismo ocurre si se produce un fallo eléctrico durante un riego y el controlador pierde la red WiFi o el enchufe-hub queda desactivado: el controlador finalizará el riego programado en curso y, después cerrará la válvula de manera automática.