Sí, los sensores funcionan a pilas (cuya carga podemos comprobar en la aplicación, que nos indicará cuándo debemos sustituirlas). La unidad central que incorpora la sirena dispone de una batería de litio recargable que ofrece una autonomía de hasta 8 horas, en el caso de fallo de la red eléctrica o cortes intencionados, por lo que seguiría funcionando, además de alertarnos de ello (siempre que se encuentre conectada a la WiFi). También dispone de protección anti-manipulación, por lo que si se intenta arrancar de su fijación se activaría la alarma igualmente. No obstante, los sensores no harían saltar la alarma en caso de que se les retiren las pilas, aunque sí recibiríamos la notificación de falta de batería.