Hay demasiados dispositivos en tu hogar que necesitan estar conectados a Internet, lo que excede el rango de carga del enrutador (los enrutadores domésticos comunes solo pueden gestionar con fiabilidad unos 10 dispositivos), por lo que tu dispositivo no puede conectarse de nuevo a la red. Ten en cuenta que si tienes móviles, PCs, TVs, tablets y otros dispositivos conectados el router puede no ser capaz de gestionar la carga de todos ellos. Las cámaras requieren además una conexión estable y con buena velocidad, por lo que podrían no funcionar correctamente en este entorno.


La calidad de la red en tu hogar es inestable, por lo que el dispositivo no puede volver a conectarse a la red a tiempo después de que se restablezca la energía.


Si tienes problemas en este sentido, sería recomendable crear una red específica para los dispositivos de domótica, de forma que puedan ser gestionados por un enrutador en exclusiva. También puedes usar un amplificador de Wifi (por ejemplo tipo PLC, como Devolo), que descargará al enrutador de muchas conexiones, haciendo que la red funcione con normalidad.