¿Por qué se quedan las bombillas encendidas si tengo el interruptor apagado? 

La explicación es muy sencilla y se basa en torno a un concepto que se denomina “corriente o luz residual”. Este fenómeno hace que en algunos casos los productos LED se queden tenuemente encendidos de manera que ese remanente de luz es más molesto cuando tenemos las luces apagadas e incrementa el consumo. Muchos clientes creen que este fenómeno se debe a un fallo del producto, pero nada más lejos de la realidad, ya que la corriente residual depende de otros factores que vamos a explicar ahora y las recomendaciones para acabar con este “problema”.


Interruptores con indicador luminoso o de presencia

Este tipo de interruptores suele ser muy común en zonas donde la visibilidad suele ser muy escasa como en garajes y zonas de paso. Este interruptor nos proporciona un punto de luz a modo de guía para poder encender el resto de la iluminación global. Esta baliza (que suele ser de color rojo, anaranjado o verde) está conectado de manera interna al interruptor haciendo un puente con este de manera que este pequeño LED reciba una cantidad de corriente que lo haga funcionar. Este pequeño paso de corriente que hace que se active el LED del interruptor, es el que a su vez hace que se queden encendidas las bombillas que estén comandadas por ese interruptor. 

Pero, ¿por qué con las antiguas bombillas incandescentes no pasa esto? La explicación es muy sencilla. La corriente residual siempre ha estado ahí pero no era suficiente para generar una cantidad de iluminación ya que las antiguas bombillas eran de mayor potencia y necesitan una cantidad mínima que esta corriente residual no llega a cubrir. Podemos decir que es un efecto que siempre ha estado ahí pero no eramos consciente de él. En cambio, las bombillas LED al ser tan sensibles (y sobre todo las de baja potencia) con un mínimo de corriente ya son capaces de generar una cantidad de iluminación.

Y ¿cuál es la solución? Podemos decir que existen dos tipos de soluciones siendo una de ellas más radical que la otra. La primera de ellas consiste simple y llanamente en cambiar el interruptor de este tipo y cambiarlo por uno normal (sin indicador). El principal problema si optamos por esta solución es que ya no tenemos una guía visual que puede ser imprescindible en algunos sentidos.


Si este indicador es imprescindible y no puede ser anulado, tendremos que optar por esta segunda opción. Para optar por esta solución, también es obligatorio tener una serie de conceptos sobre electricidad. Básicamente consistente en colocar una resistencia en paralelo. Otra alternativa también válida es colocar un condensador de 0,47 uF (es un valor aproximado) para evitar este problema.


Interruptores con mucho uso

Otra causa, y que suele ser bastante común, son los interruptores en zonas donde son usados con mucha asiduidad. El uso constante de los interruptores (o que estos lleven mucho tiempo instalados) puede hacer que los contactos se desgasten y que al no cerrar al 100% el paso de corriente, dejen escapar esa pequeña cantidad de corriente residual que hará que las lámparas LED se queden tenuemente encendidas. En estos casos la solución pasa por quitar el interruptor y limpiarlo de pequeñas impurezas que pueda tener o sustituirlo por uno nuevo. 


Interruptor mal instalado

En ocasiones mucha gente de los que consideramos “manitas” realizan sus propias instalaciones, cableado, etc. La labor principal de los interruptores es cortar la fase para que la corriente no entre en las luminarias y no se enciendan. Si el conexionado no está realizado de manera correcta, se puede escapar esa pequeña corriente residual que hace que las lámparas LED se enciendan. En otras ocasiones debido a una mala conexión, nos equivocamos de cable y lo que cortamos es el neutro (retorno) en vez de la fase. Esto hace que que cuando cortamos el interruptor, las bombillas sigan recibiendo una corriente que haga que se queden encendidas. 


Corriente de retorno por neutro

Probablemente este sea el caso menos común de todos. Es posible que alguno de los aparatos eléctricos y electrónicos que tenemos en nuestro hogar o lugar de trabajo, produzcan una serie de corrientes de retorno que cirucalarán por el neutro (cable de color azul) y que entren en las bombillas y luminarias LED, haciendo que estas se queden parcialmente encendidas. Existe una pequeña alternativa que consiste en invertir el conexionado de los cables de fase y neutro de manera que esa corriente residual no se “introduzca” en las bombillas LED. Hay que comentar que este es caso es mejor tratarlo con un especialista para que pueda determinar el origen y solucionarlo.